DICIEMBRE 2008

“Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida."

Pablo Picasso

     Aunque el tiempo transcurre de forma constante, nuestra percepción de su velocidad es muy personal, dependiendo de la etapa de la vida en la que nos encontremos. Desde que nacemos empezamos a envejecer, pero al llegar a ciertas edades los meses y los años pasan sin que nos demos cuenta.

     La medicina está prolongando nuestra esperanza de vida, pero la sociedad y nosotros mismos no vamos acorde con esta esperanza y en algunos casos, las personas llegan a la recta final en condiciones físicas o económicas que no permiten disfrutar de un bien merecido retiro, con tiempo y dinero para hacer lo que siempre les ha apetecido.

     Como se comenta en la frase, una especie de resistencia a la vejez es hacer aquellas cosas que "no son propias de la misma", en un decidido intento por retrasar su llegada. Tanto en el aspecto físico como en el mental, dependerá de como nos cuidemos: cuando antes comencemos a adoptar y mantener hábitos saludables, suaves pero continuos, mejor nos estaremos preparando para que los días finales de nuestra vida puedan transcurrir con normalidad.

NOVIEMBRE 2008

"Solo sé que no sé nada."

Sócrates

     Muchas de las cuestiones que ahora debatimos no son sino viejas historias con nuevas palabras. Más de cuatrocientos años antes de Cristo, Sócrates inundaba el ágora con su fina ironía y su cuidada mayeútica para conseguir que los demás descubrieran por si mismos su propia ignorancia o error.

     Cada uno elaboramos nuestra propia verdad, que debemos de confrontarla con la de otras personas para llegar a conclusiones que nunca serán definitivas. Nuevas confrontaciones con nuevas personas arrojaran nuevas luces, y así en una rueda sin fin. Cuanto más aprendemos más se abre el horizonte para darnos cuenta de lo mucho que nos queda por descubrir. Parece que nuestra ignorancia fuera creciendo a medida que vamos profundizando en algo.

     La acumulación de conocimientos de una forma simple y estática no mejora nuestro entendimiento. Lo ideal sería revisar continuamente nuestras ideas buscando nuevos enfoques y aportaciones con los que seguir construyendo conocimientos cada vez más sólidos y profundos.

OCTUBRE-2008

"Si no tienes ningún enemigo dentro, los de fuera no te harán daño."

Proverbio Africano

     Hay que reconocer que la frase elegida es un poco pretenciosa, pero algo de verdad tiene. Si nuestra autoestima esta alta, creemos en nuestras capacidades y nos encontramos fuertes mentalmente, las agresiones que nos puedan llegar del exterior serán tratadas de manera diferente que si nos encontramos en un estado anímico débil.

     Se ha dicho que las amenazas solo son tales si nosotros las aceptamos. Cuando nos encontramos en situaciones que podemos valorar de alguna manera como peligro o amenaza, la evaluación que realizamos de las mismas puede convertirlas en amenaza o reto. En el primer caso nos abandonamos a lo que pueda ocurrirnos dado que no encontramos en nosotros mismos capacidad de reacción.

     Otra cuestión muy diferente es que las valoremos y aceptemos como reto. Ello implica el comenzar a posicionarnos para luchar contra ellas, desarrollar estrategias y comenzar acciones que nos lleven a un final en el que estemos satisfechos con el resultado y, lo que es más importante, con nosotros mismos por la manera de acometer el problema.


SEPTIEMBRE-2008

"El que controla sus pensamientos, controla su mente. El que controla su mente, controla su vida. Cuando alcanzas la fase de controlar totalmente tu vida, te conviertes en dueño y señor de tu destino."

Del libro "El monje que vendió su ferrari".

     Este libro, de los de autoayuda, es una fábula espiritual escrita por Robin S.Sharma, donde se nos transmiten las enseñanzas de unos supuestos sabios que viven cerca del Himalaya y a las que ha tenido acceso un famoso abogado norteamericano que, asustado tras un infarto, deja todo, entre otras cosas, su ferrari, y se retira a hacer vida monacal. Nada menos que al Himalaya, casi al lado. Tras un tiempo regresa, completamente transformado en lo físico y en lo mental y transmite a un amigo, sorprendido ante el cambio, esas cosas que todos sabemos y que casi ninguno cumplimos o dejamos para después. Después del verano, a primeros de año .....

     Aunque parece que el tiempo está detenido, la vida transcurre a una velocidad sorprendente, que podemos apreciar si miramos atrás. Pocos y suaves ejercicios, físicos y mentales, realizados día a día, se van acumulando en nuestro organismo y en nuestra mente preparándonos para un "resto de la vida" mejor. Normalmente descuidamos el ejercitar moderadamente nuestro cuerpo, realizando alguna actividad física moderada, pero de forma constante. También descuidamos nuestra mente y nuestro espíritu, dedicando tiempo a formas pasivas, como ver la televisión, en lugar de acometer lecturas de buenos libros, a modo de ejemplo.

     Ejercitando nuestra mente controlaremos nuestros pensamientos y con su fuerza y su control podremos, lenta pero progresivamente, controlar nuestro cuerpo y realizar actividades que "sumen" a nuestro bienestar presente y futuro en lugar de "restar". Poco a poco, desde hoy, pongamos manos a la obra.


AGOSTO-2008

" El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar de lo que se tiene."

Emerson

     Ser feliz es una aspiración básica que todo ser humano anhela conseguir y retener el mayor tiempo posible de su existencia. Pero lo que no hay por ningún sitio es una definición exacta de lo que es la felicidad. Cada uno elabora su propia definición, que además no es fija, sino que va variando con el tiempo y ajustándose a las circunstancias que nos toque vivir.

     Es bueno reflexionar a menudo sobre el curso de la vida e ir adaptando nuestra idea de felicidad de forma que disfrutemos con lo que tenemos, con las cosas sencillas, y no nos dejemos llevar por la desesperanza empleando todas nuestras fuerzas, físicas y mentales, en alcanzar objetivos de suspuesto éxito. La relación entre éxito y felicidad no está clara ni es duradera.

     Tenemos tendencia a multiplicar nuestras ocupaciones apoyándonos en la brevedad de nuestra existencia y como medio de distracción para evitar el tedio y alejar el aburrimiento. El control de momentos de nuestra vida dedicados a nosotros mismos, a elaborar nuestros conceptos vitales, entre ellos el de felicidad, no es tiempo perdido sino bien empleado. Como decía la famosa película de niños "La belleza está en el interior". La solución a nuestros problemas también empieza por nuestro interior, del que somos dueños absolutos.


JULIO-2008

"Los problemas son mensajes."

Shakti Gawain

          Aunque nos resistimos a creerlo, siempre podemos aprender más de los fracasos que de los éxitos. Cuando realizamos cualquier tarea con un propósito claro y no lo alcanzamos a la primera, los intentos y fracasos parciales nos aportan un conocimiento que no habríamos obtenido de alcanzar el éxito a la primera.

     Al cabo del día coleccionamos problemas, y también, menos mal, soluciones. Algunas de ellas serán obvias, siempre dependiendo de nuestras experiencias y conocimientos anteriores. Traducido a mecánica de automóvil, a lo mejor una avería que nos parece compleja es cuestión de apretar un simple tornillo, pero será la experiencia del mecánico la que determine con exactitud que tornillo hay que apretar y cuanto. Lo que a nosotros se nos hace una montaña, para el mecánico, que ha pasado antes por ello, es una nimiedad.

     Los problemas no se solucionan dejándolos estar. Abordemoslos con determinación pero sin precipitación, empleando todas las estrategias que conozcamos. Incluso solicitando ayuda a otros. Y cuando los hayamos resuelto, los veremos en perspectiva y nos daremos cuenta de lo mucho que hemos aprendido y que nos será sin duda de utilidad para el futuro.


JUNIO-2008

"Por las calles del luego y del después se llega a la plaza de nunca."
"A Creíque y Penseque los ahorcaron en Madrid."

Dichos Populares

     La vida nos obsequia a diario con numeros problemas que tenemos que ir solucionando, o intentando solucionar, sobre la marcha. Por nuestra experiencia algunos son sencillos y los solucionamos de un plumazo sin apenas darnos cuenta de ello. Pero hay otros en los que la primera impresión nos dice que van a ser complicados. Si no nos aprieta el zapato, esto es, no tenemos la necesidad imperiosa de ponernos manos a la obra, los vamos postergando día tras día. Salvo algunas excepciones, este tipo de problemas se enquista y lejos de solucionarse solo, se va complicando.

     Es bastante conveniente "coger el toro por los cuernos" y dedicar el tiempo necesario a evaluar el problema y hacernos una idea real de los recursos que deberemos emplear para su solución. Una división en tareas a realizar y una planificación adecuada, paso a paso, nos hará ver el problema desde otra perspectiva y nos insuflará ánimos para llegar a resolverlo. El dejarlo quieto, a un lado, empeorará nuestra autoestima y nos hará dudar a nosotros mismos de nuestra capacidad para solucionarlo.

     En muchas ocasiones, cuando nos ponemos de verdad a trabajar nos damos cuenta de que la cosa no era tanto como parecía en un principio.



MAYO-2008

"Enfócate en sentirte agradecido por lo que ya tienes. Disfrútalo."

Desconocido

     En numerosas ocasiones empleamos nuestras energías en conseguir algo, material o espiritual, que anhelamos.Pero es muy normal que una vez lo hayamos conseguido, no importa el esfuerzo empleado en ello, no nos demos por satisfechos y aspiremos a una cosa mejor. Como decía Pepu Hernández, "me gusta el camino". Cuando llegamos, disfrutamos efímeramente de lo conseguido e iniciamos un nuevo camino en pos de otras metas.

     El estar siempre a la búsqueda de cosas nuevas nos hace focalizar nuestros pensamientos en las dificultades que vamos teniendo para alcanzar nuestras metas, tanto que llegamos a olvidarnos de lo ya conseguido.

     Detengámonos un momento. Hagamos balance. Apreciemos serenamente todo aquello que tenemos. Disfrútemos de ello y premiémonos por el esfuerzo empleado en su consecución. Serán buenos recuerdos y emociones positivas que nos ayudaran a retomar de nuevo el duro camino a recorrer cada día.


ABRIL-2008

"Jamás permitas que tus piés vayan por delante de tus zapatos."

Proverbio Escocés

     La dinámica de la vida actual rinde un culto exagerado a la prisa, a la inmediatez.Este modo de desenvolverse puede generar altos índices de estrés. El estrés, en justa medida, puede ser un acicate para desarrollar nuestra actividad pero su mantenimiento y en grados altos puede llevar a bajar las defensas de nuestro organismo, con el consiguiente peligro de que cualquier enfermedad que pase por njuestro lado se quede a vivir un largo tiempo con nosotros.

     Por otro lado, estas velocidades nos impiden disfrutar y paladear el momento presente, el aquí y ahora. Suele ser frecuente que estemos desarrollando una actividad pero tengamos nuestra pensamiento trabajando en lo que vamos a hacer a continuación o incluso al día siguiente. Por ejemplo, mientras nos estamos duchando, en lugar de disfrutar placenteramente de las sensaciones del jabón y el agua caliente, estamos agobiados maquinando lo que vamos a hacer a continuación.

     Y en el fondo es una espiral de la que no salimos. Detengámonos, disfrutemos del momento. El pasado ya ha ocurrido y debemos de aprender de él. El futuro todavía no ha llegado y aunque es bueno ser previsores, seámoslo en su justa medida.


MARZO-2008

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad."

Pearl S. Buck.

     Las pequeñas alegrías que jalonan nuestra vida, aquellas que son fáciles de conseguir y a las que no prestamos casi ninguna atención, deberían ser la base y sustento de nuestra autoestima y nuestro buen humor. Por el contrario, las emociones negativas derivadas de los fracasos, se suelen instalar en nuestra mente durante mucho tiempo y casi siempre con más intensidad de la que sería buena para nuestro optimismo y capacidad de afrontamiento.

     Es muy deseable imponernos a nosotros mismos metas realistas, si bien con un grado variable de dificultad. El camino hacia ellas estará plagado de sucesos, algunos agradables y otros menos, que nos servirán para ir aprendiendo de ellos hasta alcanzar el final. Si no llegamos, deberemos ser tolerantes con nosotros mismos y valorar todo lo positivo que hemos encontrado y aprendido y tomarlo como base para el futuro.

     De lo que con facilidad se consigue se aprende poco. De los fracasos seguidos de nuevos intentos se aprende mucho más. Al final ese será el bagaje que nos quede para enfrentarnos a futuros retos.


FEBRERO-2008

"El cambio no es una amenaza, es una oportunidad."

Amparo Moraleda.

     Siempre se ha dicho que las personas somos animales de costumbres. Cuando nos encontramos a gusto en una situación, tendemos a perpetuarla y huir de los problemas que en un momento determinado pueden atentar y cambiar esa forma de ir pasando los días.

     Cuando algún cambio nos asalta, nuestra primera intención es rechazarlo, insistir en seguir como estamos. Si la cosa no resulta así de fácil, tendremos que entrar a valorar ese cambio, como nos afecta y si disponemos o no de recursos para asumirlo, hacerle frente, minimizar sus inconvenientes y saber aprovechar de las ventajas. En adecuadas dosis, todas estas posibilidades suelen existir.

     En función de lo anterior, el cambio representará un reto, si decidimos hacerle frente, o una amenaza, en cuyo caso intentaremos el escape, la huída. En todo caso, las situaciones nuevas, además de ser o no amenazantes, suponen una oportunidad de explorarnos a nosotros mismos, revisarnos y, en suma, enriquecernos. No seremos los mismos después de cada cambio.


ENERO-2008

«Uno de los mejores antídotos contra la vejez es la curiosidad.»

Autor desconocido.

     Es esta una frase que yo he oído sin saber su autor y que me parece muy acertada. La curiosidad, las ganas de aprender y la búsqueda de experiencias nuevas activan y dinamizan nuestra mente, haciendo trabajar al cerebro y siendo muy eficaces en cuadros de depresión y en el retraso de enfermedades como el Alzheimer y similares. También nos permiten relacionarnos y romper los círculos cerrados que en la época tardía de la vida se van haciendo más y más asfixiantes hasta ahogarnos.

     Si acompañamos esta curiosidad de una cierta actividad física estaremos sentando las bases de una vejez más rica, más duradera y con mayor calidad de vida.

     Buscando el autor de la frase me he encontrado con algunas otras parecidas que en diferente sentido vienen a corroborar la idea transmitida. Una de ellas, de Azorín dice así: "La vejez es la pérdida de la curiosidad.". Otra, de autor desconocido, reza como sigue: "La juventud de un ser humano no se mide por los años que tiene, sino por la curiosidad que almacena".

Nota: Posteriormente he encontrado la siguiente sentencia de Azorín: «La vejez es la pérdida de la curiosidad». que es incidir en el mismo tema desde otro enfoque.