DICIEMBRE-2013


                   «Esta mañana no sabía que ponerme y... me puse contento.»

                   Estado de un usuario Whatsapp


     Cualquier tecnología es buena a la hora de transmitirnos una frase positiva y hay personas que se preocupan de hacerlo. Ya hemos insistido en que el control de nuestras emociones lo tenemos nosotros mismos, si bien es fácil dejarse llevar por el contexto que nos rodea y vernos influídos por estados negativos que nos hacen ver las cosas bajo un prisma oscuro y desmotivador.

    Nuestras experiencias pasadas condicionan de forma automática y sin darnos cuenta nuestros estados emocionales. Pero siempre podremos tomar control de la situación, evaluarla fríamente y decidir como regulamos nuestros estados anímicos, dejando volar las emociones positivas y contrarrestando lo más posible las negativas. Es nuestro derecho a elegir y podemos hacer uso de él.

   



NOVIEMBRE-2013


                   «El tiempo, mejor que nadie, nos enseña la sabiduría del silencio.»

                   A.B.Alcott


     Aunque es muy simplista, se dice que tenemos dos oídos para escuchar mucho y una sola boca para hablar poco. Con el tiempo vamos aprendiendo que es mejor controlar lo que decimos, porque nuestras palabras son como la piedra que se lanza, que ya no está bajo nuestro control. Pitágoras dijo que escuchando es como se puede llegar a ser sabio.

    Muchas veces no esperamos pacientemente a escuchar lo que se nos está diciendo y nos lanzamos a intervenir sin haber madurado lo suficiente nuestra contestación y por ello cuantas veces nos arrepentimos o pensamos que podíamos haber dicho otra cosa o al menos haberlo dicho de otra forma. Por ello, un proverbio italiano insiste en que del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento.

   



OCTUBRE-2013


                   «Quien se aflige antes de tiempo, se aflige más de lo necesario.»

                   Lucio Anneo Séneca


     Otra frase del mismo autor, que cuenta ya con muchos años de antigüedad y que viene a incidir en lo mismo es «Lo importante no es lo que sufres sino cómo lo sufres». No es bueno sufrir a cuenta, pues no descuenta en el momento que se produzca el hecho anticipado, si es que llega a producirse. En más ocasiones de las debidas, cuando estamos a la espera de la posible ocurrencia de un suceso, anticipamos consecuencias generalmente negativas para nosotros, como si ese simple hecho pudiera de alguna manera condicionar el futuro. Parece que asumiendo las desgracias estaremos mejor preparados.

    El principal responsable de nuestro propio bienestar somos nosotros, que tenemos, siempre, la capacidad de decidir como reaccionamos ante las circunstancias de la vida que se nos echan encima. Valorar de forma negativa unos hechos que todavía no han ocurrido solo nos generará emociones negativas que no nos servirán de nada para el futuro. Si podemos hacer algo para mejorar, hagámoslo, pero preocuparnos más de la cuenta de forma adelantada no es positivo en el control de nuestras emociones.

   



SEPTIEMBRE-2013


                   “Cuando estés desesperado piensa en el despertar de un niño.”

                   Imar Jhayyam


     Una buena técnica a utilizar cuando nos sintamos ansiosos o con estrés es hacer una pausa y regresar por unos momentos a nuestra infancia, y no solo mentalmente sino con alguna acción que nos la recuerde con más intensidad: ¿por qué no lanzar al aire unas cuantas pompas de jabón y tratar de capturarlas o simplemente ver como explotan?. La vida de los niños es simple y sencilla, sin preocupaciones, llena de muchos más momentos felices que infelices. Tener a mano una colección de nuestros recuerdos favoritos es una buena herramienta para cerrar por un momento los ojos y relajarnos en su rememoración.

    Recordar momentos felices del pasado tiene la habilidad mágica de reducir el estrés, tanto más cuanto más intensamente vivamos esos recuerdos. Si estamos solos, una buena estirada de brazos y piernas activará nuestra circulación, llevará vida a los músculos y aliviará nuestra tensión. Y si podemos gritar con todas nuestras fuerzas, el momento será completo, nos sacará de la monotonía y nos preparará para seguir adelante.

   



AGOSTO-2013


                   “Que a uno le perjudiquen o le hagan daño no es nada, a menos que siga recordándolo.”

                   Confucio


     La búsqueda de venganza cuando nos hacen daño es algo innato en la condición humana. Pero es muy importante mantener una perspectiva adecuada y por ello se dice que la venganza es un plato que sirve frío: es mejor darse unos días antes de decidirse a hacer algo. Y entonces a lo mejor decidimos que no vale la pena malgastar nuestras energías en ello.

    En lugar de concentrar nuestro tiempo y nuestras energías en la persona que nos ha dañado, lo que por otra parte nos engancha emocionalmente a ella, es mejor dedicarnos a cosas que merezcan la pena para nosotros mismos. Si pasamos página y cerramos el caso, sin dejar de aprender y sacar conclusiones por lo sucedido, nos quitaremos un peso de encima y no malgastaremos nuestro tiempo en cuestiones del pasado. Y como valor añadido, no hay nada que enoje más a un enemigo que ignorarle.

   



JULIO-2013


                   “Quien tiene la voluntad de hacer algo, tiene la fuerza para conseguirlo.”

                   Menandro de Atenas


     Hemos insistido muchas veces en esta idea. Iniciábamos estos comentarios hace seis años con una frase de Mark Inglis que decía "En esta vida todos y cada uno de nosotros podemos hacer lo que nos propongamos". Todo es cuestión de dar el primer paso y mantenernos firmes en la convicción de que podemos lograr nuestro objetivo si no escatimamos el esfuerzo y la dedicación necesarios en cada momento. Es como ir subiendo escalones en una larga escalera, que aunque descendamos alguno, siempre estaremos más arriba que cuando empezamos.

    Lo fundamental es escoger bien y con sentido aquello que queramos realizar: algunas cosas son imposibles física o humanamente. Pero si lo elegido es plausible y alcanzable, dependerá de como gobernemos nuestras emociones en el plazo razonable que nos hayamos puesto para alcanzarlo. El camino es lo importante porque una vez conseguido nuestro objetivo, la alegría será efímera apagada por nuestros pensamientos en la siguiente tarea.

   



JUNIO-2013


                   “La más feliz de todas las vidas es una soledad atareada.”

                   Voltaire


     La soledad es un arma de doble filo. Si es deseada y buscada, puede llegar a ser una bendición, pero se convierte en una maldición cuando no se la quiere por compañía y no se encuentra la forma de desacerse de ella. No es fácil encontrar buenos amigos o compañeros que nos saquen de la soledad y en muchas ocasiones se puede comprobar que obtenerlos a cualquier precio puede traer consecuencias desagradables peores que la propia soledad, que al fin y al cabo es una situación con la que podemos y debemos lidiar nosotros mismos.

    Además, la soledad trae conjunta y gratuitamente otro estado: la libertad, que podemos manejar a nuestro gusto. Hoy en día hay multitud de ocasiones, muchas de ellas gratuitas y no por ello menos atractivas de combatir la soledad. Charlas, cursos, seminarios, excursiones y un sinfín de actividades pueden mitigar nuestra soledad al tiempo que nos dan la oportunidad de conocer nuevas personas, involucrarnos en tareas en equipo o descubrir nuevos horizontes para llenar nuestro tiempo, si es que disponemos de el. No alcanzo a comprenderlo, pero escucho con demasiada frecuencia que la gente se aburre. Yo no tengo tiempo de eso, hace años que lo olvidé.

   



MAYO-2013


                   “El optimismo es la fe que conduce al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza.”

                   Helen Keller


     Muchas veces nos empeñamos en buscar las características negativas de aquello que nos rodea en lugar de intentar ver lo positivo que existe alrededor nuestro. La vida es según el color del cristal con que se mire y una y otra vez nos empeñamos en ponernos los cristales oscuros. Siempre habrá quién diga que el pesimista es un optimista con mucha experiencia, que tras bregar una y otra vez se da cuenta que las cosas positivas además de escasas son efímeras. Como decía Pepu Hernández, lo importante es recorrer el camino hasta alcanzar lo que se busca y se desea.

    En demasiadas ocasiones somos amigos de "sufrir a cuenta", de anticipar situaciones negativas que no llegan a producirse y que, caso de ocurrir, de nada nos sirve lo que hemos sufrido. Es como la madre que se asoma al balcón esperando que regrese el hijo de madrugada a sabiendas de que aún estando preocupada para nada va a influir en lo que ocurra. En suma, el optimismo es buen compañero en la vida y nos hace afrontar nuestros actos con confianza y decisión. Si tenemos éxito, disfrutaremos y si fracasamos tendremos el consuelo de haber aprendido la lección para la próxima vez.

   



ABRIL-2013


                   “Lo que piensen de mi no es asunto mío.”

                   Wayne W. Dyer


     Wayne W.Dyer es autor de numerosos libros de los denominados de "autoayuda". Desde hace muchos años leo de vez en cuando el archiconocido "Tus zonas erróneas". Para mí tiene la virtud de hacer reflexionar a uno mismo sobre el propio comportamiento especialmente en las relaciones con los demás. Muchas veces queremos que los otros sean de una manera determinada, y esto no siempre coincide con la realidad, lo que puede provocarnos frustración si no dominamos completamente nuestros pensamientos.

    Como digo, casi un libro de cabecera para leer casi una vez al año. Otro que me gusta aunque leo con menos frecuencia es "Evite ser utilizado". Nos obsesionamos con lo que los demas piensan de nosotros cuando lo realmente importante es que nosotros estemos bien con nosotros mismos, con lo que el resto vendrá por añadidura. Forzar la pose no es una buena técnica, y con el tiempo seremos descubiertos en nuestras representaciones, generando un efecto más dañino que el que pretendíamos conseguir.

   



MARZO-2013


                   “En la lucha entre el arroyo y la roca... siempre triunfa el arroyo, no porque sea más fuerte, sino porque persevera.”

                   Jackson Brown


     A las personas que tienen éxito en sus vidas les resulta un gran misterio el que haya tanta gente que elija considerarse a si mismo como víctimas. Si nosotros mismos no nos damos ánimos para seguir luchando seremos un caldo de cultivo del estrés o la depresión y estaremos minando las exiguas oportunidades que nos da la vida de ir creciendo en felicidad. Nosotros podemos elegir como reaccionar ante las adversidades y elegir en nuestros pensamientos no echar la culpa a los demás.

    Nuestras actuaciones, día a día, condicionan nuestro futuro. Por ello es muy importante mantener un tono positivo en nuestras decisiones que vaya sumando en lugar de restar y que nos lleve por el sendero de la vida con alegría y felicidad.Tenemos la oportunidad, si sabemos aprovecharla, de elegir como interiorizar lo que nos ocurre y sacar lo positivo que haya en ello, en lugar de negativizar y hacernos daño a nosotros mismos, un daño que no va a cambiar las situaciones que nos veamos inmersos.

   



FEBRERO-2013


                   “Triunfan aquellos que saben cuando luchar y cuando no.”

                   Sun Tzu


     La vida es una lucha, una sucesión diaria de esfuerzos en pos de conseguir algo positivo o evitar que algo negativo nos haga daño. Pero como nos dice el gran maestro de la astucia guerrera, conviene emplear los esfuerzos con tino y no desgastarlos en situaciones en las que las posibilidades de éxito son escasas o nulas. Hay que saber elegir el momento y, entonces sí, emplearnos a fondo.

    Todo esfuerzo, especialmente si es premeditado, lleva un coste. Por ello es muy importante tomarnos un tiempo en estudiar el contexto, en preparanos nosotros mismos y cuando de verdad la situación sea propicia, actuar. Bien diferente será cuando el esfuerzo sea una respuesta a algo que nos viene del exterior. Entonces entrarán en juego nuestros entrenamientos y destrezas previas para responder con acierto y sacar el mayor partido posible.

   



ENERO-2013


                   “La vida no es estática. Los únicos que no cambian de propósito y de ideas son los inquilinos de los manicomios y los cementerios.”

                   Everett Dirksen


     A nadie se le escapa, y menos hoy en día, que lo que hoy conocemos y disfrutamos en este momento puede ser muy diferente de lo de mañana o incluso dentro de un rato. En este mundo cambiante, de un día para otro, podemos encontrarnos con una realidad nueva o perder la que anteriormente teníamos y quedarnos mirando al cielo sin posibilidad de reacción inmediata.

    Los cambios pueden ser vertiginosos y escapar a nuestro control, bien por causas naturales o bien por los designios de los hombres que toman decisiones sobre las vidas de los demás sin ecomendarse ni a Dios ni al Diablo. Por ello, lo mejor es estar entrenado y, con cabeza, hacer de nuestra vida un cambio constante en pos de nuevas experincias que nos mantengan activos y enriquezcan nuestro entendimiento. Cuando uno mejor está es cuando hay que tomar la decisión, voluntaria, cautelosa y calmada, de emprender nuevos cambios y nuevos rumbos en nuestra vida.