DICIEMBRE-2015


                   «Tus creencias no te hacen mejor persona; tu comportamiento, si.»

                   Anónimo


    

    Las creencias deberían pertencer al ámbito privado e íntimo de cada persona. Pero es muy común que se exterioricen de forma que los demás puedan apreciar nuestras tendencias en determinados aspectos comunes de la vida, como la religión, la política o el equipo de fútbol que seguimos. Aspectos externos tales como la asistencia a actos, la expresión de nuestras opiniones o la vestimenta que portamos proporcionan indicios a los que nos rodean y observar acerca de cuales o nuestras predilecciones.

    Pero solo serán los hechos, es decir, nuestros comportamientos, los que en realidad hablarán por nosotros. Todos conoceremos personas de, como se suele decir, misa y comunión diaria, que en los aspectos comunes de su vida se comportan de una manera que deja mucho que desear y que está bastante alejado de lo promovido por la religión que dicen observar y seguir. En otro ejemplo, cuantos políticos dicen y prometen lo inimaginable para luego por lo bajinis procurarse para sí y sus amigos lo que no deben. Está dicho: por sus hechos les conocereis.



NOVIEMBRE-2015


                   «La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla.»

                   Jean Jacques Rousseau


    

    No podemos sustraernos a que la vida es un continuo aprendizaje y esto con mayor enfásis en los últimos tiempos en los que la cantidad de información que revolotea a nuestro alrededor no cesa de estimular continuamente nuestra curiosidad. Siempre he echado de menos alguna de aquellas profesiones en las que tras un período de formación uno se limitaba a realizar sus tareas de forma mecánica y sin necesidad de nuevos aprendizajes.

    La frase de hoy trata de establecer dos momentos diferenciados asignando a la juventud el momento de los aprendizajes y a la vejez el momento de las prácticas. Quizá en tiempos del autor de la frase esto fuera lo adecuado pero en la actualidad no tiene sentido, ya que todo momento de la vida es bueno para adquirir nuevos conocimientos y por ende para practicarlos.



OCTUBRE-2015


                   «Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas.»

                   Albert Schweitzer


    

    La cantidad de información a la que tenemos acceso hoy en día es enorme y puede en la mayoría de los casos desbordar nuestro tiempo disponible. Una buena cosa, como antídoto para la vejez y el hastío, es la curiosidad pero ejercitarla en demasía puede llevarnos a situaciones de ansiedad contraproducentes. La famosa frase del sabio que decía "Solo sé que no sé nada" cada día que pasa cobra más sentido pues a poco que indaguemos en alguna idea podemos quedar abrumados por la información que podemos tener a nuestra disposición, amén de otros asuntos colaterales que sin duda llamaran nuestra atención.

    Siempre tendremos una espada de Damocles encima de nuestras cabezas preguntándonos si decidimos por ser especialistas o generalistas; aprender pocas cosas de todo lo posible, o muchas y con cierto grado de profundidad de unas pocas. Lo importante en todo caso es disfrutar de la experiencia de aprender, de conocer, de saber y que esta actividad nos resulte placentera y gratificante.



SEPTIEMBRE-2015


                   «Todos los días te regalan la capacidad de descubrir algo nuevo.»

                   en "Una pasión rusa", de Reyes Monforte


    

    Despertarse por la mañana es predisponerse a realizar un nuevo viaje apasionante en el que podemos descubrir nuevas sensaciones que nos permitan aprender algo nuevo. Para ello debemos de mantenernos atentos a lo que nos rodea, tratando de acometer tareas diferentes que nos permitan transitar por caminos inexplorados con la mente activa para percibir aquello que nos pueda interesar de lo que nos rodea. Si repetimos machaconamente una y otra vez lo mismo, no dependerá de nosotros el obtener resultados diferentes y dejaremos esa maravillosa posibilidad de sorprendernos con algo nuevo a los demás o al azar.

    Con cada nuevo día que la vida nos regala tenemos la oportunidad de ejercitar nuestra curiosidad para descubrir nuevas sensaciones que nos sirvan como eficaz antídoto contra la rutina y nos ayuden en nuestro camninar por la vida, aprehendiendo nuevas experiencias que podremos utilizar en el futuro al tiempo que enriquecen nuestro particular acervo. Abramos los ojos y el espíritu al día que nace con ilusión con ganas de explorar y descubrir.



AGOSTO-2015


                   «El león y el ternero podrían dormir juntos, pero no creo que el ternero conciliara mucho el sueño.»

                   Woody Allen


    

    Hay ciertas cosas en la vida que no se enseñan, porque parecen venir aprendidas en los genes. Solo cuando no podemos ejecutarlas con propiedad es cuando nos damos cuenta de su importancia. Una de ellas es el sueño. Es una cuestión que no tenemos en cuenta hasta que surgen los problemas. Las causas pueden ser variadas, desde episodios de extremo cansancio, ansiedad o estrés hasta los meros efectos secundarios de esas pastillas que nos han recetado para cualquier otra cosa. Un ejemplo que afecta a uno de cada cinco personas son las famosas estatinas, que los médicos nos recomiendan tomemos como si fueran caramelos para reducir nuestros niveles de colesterol.

    El tener un buen sueño, un sueño suficiente y reparador, es una cuestión fundamental para tener una recuperación tanto física como anímica. El dormitorio, la temperatura, la ausencia de ruido y luz, los horarios, la cama, la compañía y otros son cuestiones a cuidar que no siempre tenemos en cuenta. Dormir tanquilos, y levantarse tranquilos tras un tiempo suficiente de buen sueño es una garantía para el devenir de cada día.



JULIO-2015


                   «Para ser humilde se necesita grandeza.»

                   Ernesto Sábato


    

    Seguro que recordamos multitud de experiencias en las que hemos interaccionado con otras personas y su comportamiento ha influido poderosamente en nuestro estado de ánimo. Si percibimos un comportamiento orgulloso y prepotente, inmediatamente y casi sin darnos cuenta nos ponemos en guardia y en cierto modo dejamos al otro actuar casi con la intención de que se dé el batacazo el solito.

    Por el contrario, un comportamiento humilde suscitará en nosotros sentimientos de empatía y generará deseos de ayudar y colaborar con la otra persona. Y lo mismo sucederá en función de cómo los otros perciban nuestro comportamiento. Por ello, en principio, es mejor hacer nuestra esta manida frase de «solo sé que no sé nada» y plantear un posicionamiento humilde, lo que sin duda nos facilitará obtener más beneficios de nuestras relaciones, no solo en el plano espiritual sino también de una forma práctica: seguro que las aportaciones de los demás nos resultarán más gratificantes y positivas.



JUNIO-2015


                   «Es vital dejarse ayudar y para eso uno tiene que saber que no lo sabe todo.»

                   Rafa Nadal conversa con John Carlin


    

    Me viene a la mente aquella famosa frase de "sólo sé que no sé nada", con la que sabiamente se reconoce que por mucho que creamos conocer, es todavía mucho más lo que nos queda por aprender. El ser humano va acumulando experiencia tras experiencia a lo largo de su vida, y ese cúmulo es el que sirve de base en la toma de decisiones. Acertemos o no, las nuevas experiencias surgidas se incorporarán a nuestro acervo y así hasta que nos llegue el final, cuando nos llevaremos todo con nosotros a la última morada.

    La humildad es la base del conocimiento. Me ha ocurrido en ocasiones en las que creía saberlo casi todo de un tema, tras experiencia en el mismo de años, que al recibir una información desde lo más básico quizá no haya aprendido cosas nuevas, pero sí otro enfoque, otro modo de acometer los asuntos que los hace más llevaderos y permite transitar por sendas inexploradas hasta entonces. Por ello, ante cualquier situación hagámonos ver a nosotros mismos que no sabemos nada de ello y tenemos todo un mundo por aprender: sacaremos mayor provecho, sin duda.



MAYO-2015


                   «Nunca tuve una tristeza tan grande que una hora de lectura no haya conseguido disipar.»

                   Montesquieu


    

    Una buena lectura nos puede proporcionar horas de relajación y placer, la posibilidad de viajar en nuestra mente a mundos desconocidos así como convertirnos en exploradores de universos reales o ficticios guiados por las indicaciones del autor. Bien es verdad que hay que estar centrado y tener cubiertas nuestras necesidades elementales, tanto físicas como espirituales para poder disfrutar de la lectura, pero no olvidemos que es una costumbre que debemos entrenar periódicamente si queremos disfrutar de sus beneficios.

    El ritmo lo ponemos nosotros, las imágenes también y las emociones están aseguradas a poco que nos dejemos llevar por la trama siempre que hayamos tenido buen cuidado de elegir el libro al que nos asomamos y no insistir en uno que no nos resulte placentero o interesante; hay muchos a los que asomarse y a leer forzadamente ya nos obligaron en la escuela cuando éramos adolescentes. Aprender, divertirse, ejercitar la mente y la imaginación son aspectos que contribuyen a nuestra felicidad y con relativamente poco esfuerzo, amén de ser un antídoto fundamental contra enfermedades como el Alzheimer y otras similares.



MARZO-2015


                   «La mejor manera de terminar las cosas es empezándolas.»

                   Desconocido


    

    En numerosas ocasiones vamos dejando para más tarde actividades o tareas que sabemos indefectiblemente que tenemos que terminar haciendo, debido principalmente a considerarlas desagradables, tediosas o dífíciles. El español, muy rico en acepciones, denomina a esto con el vocablo procrastinar. Puede llegar a convertirse en un trastorno si la dejación nos trae consigo un cierto nivel de estrés o ansiedad que no podamos controlar.

    Más tarde, cuando nos ponemos manos a la obra y llevamos adelante la tarea, vemos en numerosas ocasiones que no era para tanto y que nos podíamos haber ahorrado esos malos momentos. Si dejando las cosas para más tarde se hicieran solas o hubiera alguien que las hiciera por nosotros, entonces sería una buena técnica, pero en la mayoría de las ocasiones esto no suele ocurrir. Ataquemos primero las cuestiones más desagradables para premiarnos al final con las agradables.



ENERO-2015


                   «Cuando tenga necesidad de hacer algo importante, hágalo Vd. mismo. Por lo menos, en caso de que las cosas no salgan bien, no tendrá que echarle la culpa a otra persona.»

                   Ernie J.Zelinski


    

    Es necesario reconocer y sumir los sentimientos propios, pero debemos de vencer la tendencia a quedarnos anclados demasiado tiempo en los negativos, que nos pueden generar ansiedad o estrés. Aunque una ventana esté cerrada, siempre podemos cerrar los ojos y descubrir así paisajes bellísimos al otro lado con solo ejercitar nuestra imaginación. Los contratiempos son normales en la vida y debemos tomarlos en su vertiente positiva de lo que nos pueden aportar de aprendizaje y preparación para el futuro.

    Nada sería igual para nosotros si no estuviéramos recorriendo un largo camino que empieza desde nuestro nacimiento y transcurre hasta nuestra muerte. Hay un significado que trataremos de ir descubriendo paso a paso para dotarnos de contenido e ir llenando nuestra mochila de vivencias a las que recurrir cunaod la historia se vaya repitiendo. La vida es un desafío que no tenemos más remedio que asumir. Hagamos lo que hagamos nunca fracasaremos.